Un testimonio que te hará reír

Natalia Gómez del Pozuelo/ noviembre 23, 2015/ Blog/ 0 comments

A veces las pequeñas historias contienen una sabiduría grande.

Le pedí a mi amigo Giorgio un favor teniendo en cuenta solo una de sus facetas: el sencillo hecho de que habla italiano y yo necesitaba traducir unos testimonios que habíamos recibido en Amazon de nuestro cojín de meditación Comfort.

Cojin_AZUL_version2

Se me había “olvidado” el pequeño matiz de que además es un hombre de empresa, pianista, filósofo… pero sobre todo un monstruo del humor.

Le mande los comentarios de dos personas que lo habían probado:

El mejor cojín de meditación

Su diseño es diferente a todo lo que había visto. Pero lo mejor es que me ayuda a mantener la espalda más recta, con lo que evito el cansancio y las molestias. Además puedo apoyar los pies en el mismo cojín. En una pieza lo tengo todo!

Me ha ayudado muchísimo a meditar todos los días

Desde que lo tengo hace aproximadamente dos meses, he meditado todos los días. Es comodísimo y me ayuda a meditar de una forma más profunda. Parece increíble que un cojín tenga tanto efecto.

Y él me respondió adjuntando las traducciones al italiano y este comentario sui géneris que merece un premio a la parodia testimonial:

El cojín es mágico. Estoy muy satisfecho. Me llegó antes de pedirlo, entrando volando a través de la ventana cerrada. O se materializó en mi salón, ahora mismo no me acuerdo. El segundo día de tenerlo me desperté y ya había hecho el café. Por la noche me dio un masaje y acabamos enrollados. Wow! Una experiencia inolvidable. Me llama a la oficina varias veces al día y me susurra palabras de pasión. Meditamos juntos sobre la vida y el universo, me ha enseñado que el señorío de los hombres sobre el mundo es injusto, y que todos los seres son iguales y deberían tener iguales condiciones de vida, aunque los cojines son un poco más iguales que los demás seres. Lo aconsejo a todo el mundo. Ahora ya sé cómo sentarme correctamente, llego a casa y me tumbo en él, me entrego a esa sensación de bienestar, y he aprendido que lo mejor para mí es quedar pasivo entre sus pliegues, y hacer todo lo que él me ordene, por ejemplo escribir estos comentarios. Comprad uno! O dos! Si todo el mundo tuviera un cojín para meditar, las cosas irían mejor, por lo menos a los cojines, que son seres superiores y buenos y suaves.

 

[Sin comentarios.]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

− 5 = 3